Información

Las leyes de herencia de Gregor Mendel cambiaron nuestra comprensión de la genética

Las leyes de herencia de Gregor Mendel cambiaron nuestra comprensión de la genética


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Gregor Johann Mendel (1822-1884) fue un científico que murió sin tener idea de la importancia de sus descubrimientos. Pasó su vida realizando experimentos con plantas de guisantes, analizando sus genes y rasgos. A través de su trabajo, pudo comprender mejor el papel de los rasgos dominantes y recesivos. Fue este trabajo el que formó la base de la genética moderna.

Las leyes de la herencia

El trabajo de Mendel se resume en sus Leyes de la herencia, que son las siguientes:

1. La Ley de Segregación:Cada rasgo que se hereda está definido por un par de genes. Los genes de los padres se separan aleatoriamente en células germinales, que a su vez solo tienen un gen del par. La descendencia de determinados padres hereda un alelo de cada padre durante la fertilización

2. La ley del surtido independiente:Los genes para diferentes rasgos se clasifican por separado para que los rasgos individuales se transmitan de forma independiente entre sí.

3. La ley de la dominación:Los organismos que tienen formas alternativas del mismo gen expresarán la forma dominante.

¿Qué llevó a Mendel a estudiar genética?

Mendel creció con un interés en la ciencia y las matemáticas, pero sin medios económicos para seguirlo. A los 21 años, se había quedado sin dinero y uno de sus maestros le sugirió que se hiciera monje para poder continuar sus estudios de ciencias sin pasar hambre.

RELACIONADO: 25 EXPERIMENTOS FAMOSOS QUE CAMBIARON NUESTRO MUNDO

Mendel se unió a la Abadía de St. Thomas, que era una comunidad diversa e intelectual. El director estaba interesado en estudiar la ciencia de la herencia.

En 1846, cuando Mendel tenía 24 años, comenzó a tomar clases de cultivo de frutas en el Instituto Filosófico de Brünn local, donde su profesor era una autoridad reconocida en fitomejoramiento.

Como monje, Mendel también se formó como maestro. Sin embargo, inicialmente tuvo problemas para aprobar sus exámenes de enseñanza y fue enviado a la Universidad de Viena, donde estudió física y matemáticas, así como botánica, antes de regresar a la enseñanza.

En 1854, comenzó a planificar un importante programa experimental de hibridación de plantas en el monasterio. Aunque trabajos anteriores demostraron que la descendencia de híbridos tendía a volver a las especies originarias, tanto los criadores de plantas como de animales habían demostrado durante mucho tiempo que el cruzamiento podía producir nuevas formas.

Este conocimiento fue de particular interés para el monasterio, que criaba ovejas merinas y estaba preocupado por competir con la lana importada de Australia. El objetivo del programa de Mendel era rastrear la transmisión de características hereditarias en generaciones sucesivas de progenie híbrida con el objetivo de finalmente criar mejores ovejas.

Los experimentos genéticos que realizó Mendel involucraron el cultivo de 10,000-30,000 plantas de guisantes individuales, rastreando la transmisión de siete rasgos diferentes y cruzando variedades que diferían en un rasgo (por ejemplo, bajo versus alto), a través de varias generaciones diferentes de híbridos.

En 1865, Mendel presentó sus resultados en dos conferencias separadas a la Sociedad de Ciencias Naturales en Brunn, y su trabajo se publicó en la revista de la sociedad al año siguiente. En ese momento, la mayoría de las personas que lo leyeron no reconocieron que se trataba de un trabajo nuevo y sintieron que simplemente demostraba lo que ya se asumía ampliamente: que los descendientes híbridos vuelven a sus formas originales.

La mayoría de los científicos pasaron por alto las implicaciones de su trabajo sobre el papel de la variabilidad en la evolución. Esta investigación se mantendría durante casi 50 años antes de que se reconociera su importancia.

Después de esto, Mendel se dedicó a dirigir un monasterio, como abad.

El descubrimiento de la genética moderna

En su trabajo, Mendel fue inicialmente alentado por dos profesores que conoció mientras estudiaba en la universidad, Friedrich Franz y Johann Karl Nestler. La gente de la época sabía desde hacía mucho tiempo sobre la cría selectiva de animales y plantas, pero tenían poca idea de qué la causaba o influía.

Las principales teorías en ese momento eran que cada descendencia de los padres era una mezcla de cada uno de los rasgos de los padres. Esto habría tenido sentido en ese momento, pero ahora sabemos que no es así.

El estudio de Gregor Mendel sobre las plantas de guisantes fue muy sistemático. Crió tipos específicos de guisantes que estaban estrechamente relacionados de modo que solo unos pocos rasgos eran diferentes entre cada uno.

Mendel eligió estudiar 7 rasgos específicos de las plantas de guisantes:

  • Arrugas de semillas
  • Color de la semilla
  • Color de la capa de semilla / color de la flor
  • Forma de vaina
  • Color de la vaina
  • Ubicación de la flor
  • Altura de planta

Para cada rasgo que estudió Mendel, encontró resultados similares en términos de su herencia y herencia.

Por ejemplo, crió plantas de guisantes de flores moradas con plantas de guisantes de flores blancas. Repetir este estudio una y otra vez demostró el mismo resultado, todas las crías tenían flores de color púrpura. Si las leyes genéticas predominantes en ese momento fueran ciertas, debería haber esperado una distribución 50/50 del color de la flor.

Sin embargo, los resultados se volvieron más interesantes a partir de aquí. Cuando tomó estas crías híbridas y las cruzó entre sí, algunas plantas crecieron con flores blancas.

Estos descubrimientos hicieron que Mendel se diera cuenta de que la primera generación de todas las flores púrpuras conservaba algún tipo de instrucciones que podrían producir flores blancas en la próxima generación.

También fue capaz de predecir estadísticamente la proporción de flores púrpuras a blancas en la tercera generación: 75% púrpuras a 25% blancas. Este resultado fue repetible y consistente, lo que significa que el rasgo de la flor de color púrpura debe de alguna manera ser dominante sobre el rasgo blanco.

Toda la investigación de Mendel, más que el único ejemplo que proporcionamos anteriormente, se puede resumir en sus conclusiones clave.

  • Que la herencia de cada rasgo está determinada por algo que se transmite de padres a hijos. Esta "cosa", ahora entendida como genes, no se mezcla con la fertilización, sino que permanece sin cambios.
  • Un organismo hereda un gen de cada padre para cada rasgo individual.
  • Si bien algunos individuos pueden no exhibir ciertos rasgos, el rasgo aún puede estar ahí y estar presente en las generaciones futuras.

Hoy en día, estos patrones comunes de herencia se denominan herencia mendeliana.

Genética hoy

El trabajo de Mendel no fue reconocido como el estudio pionero que fue hasta el año 1900.

Ese año, tres científicos que realizaban de forma independiente una investigación sobre la herencia encontraron lo que pensaban que eran nuevos resultados en el campo. Sin embargo, después de concluir sus hallazgos, se dieron cuenta de que sus resultados en realidad proporcionaban la confirmación del trabajo de Mendel de 35 años antes.

Los científicos Carl Correns, Hugo de Vries y Erich von Tschermak sacaron a la luz el trabajo original de Mendel y ayudaron a fundar nuestra comprensión moderna de la genética.


Ver el vídeo: Herencia Mendeliana: Las Leyes de Mendel (Mayo 2022).