Colecciones

5 casos famosos de espionaje industrial

5 casos famosos de espionaje industrial

El espionaje industrial, a veces también conocido como espionaje económico, es un delito muy grave que puede conllevar multas y castigos muy elevados. Es bastante común y puede dar a un competidor una gran ventaja en el mercado comercial de matar o morir.

Aquí hemos recopilado 5 ejemplos notables de espionaje industrial en los últimos tiempos e intentamos abordar algunas otras preguntas comunes sobre el tema.

RELACIONADO: UNA MIRADA INTERIOR A LA TECNOLOGÍA DE ESPÍA DEL FUTURO

¿Cuál es un ejemplo de espionaje?

A continuación se muestran algunos ejemplos notables de espionaje industrial durante las últimas décadas. Estos son solo 5 de muchos ejemplos interesantes a lo largo de la historia.

1. Gillette fue víctima de espionaje industrial en 1997

En 1997, un hombre de Washington, Iowa fue acusado de fraude electrónico y robo de secretos comerciales de Gillette. Steven L. Davis, que entonces tenía 47 años, robó información sobre un nuevo sistema de afeitado desarrollado por la empresa.

Era un empleado anterior de Wright Industries Inc., a quien Gillette le había encargado que ayudara a diseñar el equipo de fabricación del nuevo sistema de afeitado.

"En febrero y marzo de 1997, según la acusación formal, DAVIS hizo divulgaciones de dibujos técnicos a los competidores de Gillette en el mercado de las maquinillas de afeitar, Warner-Lambert Co., Bic y American Safety Razor Co. Estas divulgaciones se realizaron por fax y por correo electrónico . La acusación también acusa a DAVIS de fraude electrónico ", afirma fas.org.

Davis se declaró culpable y fue acusado por su participación en el espionaje y enfrentó un total de 15 años de prisión y cientos de miles de dólares en multas.

2. Kodak también se vio afectada por el espionaje industrial en los años noventa.

En la década de 1990, Kodak también fue víctima de espionaje industrial. Un ex empleado de Eastman Kodak Company fue acusado y declarado culpable de todos los cargos.

El ex empleado, Harold Worden, entonces de 56 años, robó una propiedad de Kodak que valía millones de dólares. Había trabajado para Kodak durante más de 30 años y no devolvió documentación confidencial cuando dejó la empresa en 1992.

Intentó intentar vender sus ganancias mal habidas a los competidores de Kodak mientras intentaba iniciar su propia empresa de consultoría.

Worden fue declarado culpable en 1997 tras su declaración de culpabilidad y fue sentenciado a 15 meses de prisión y multas de más de $50,000.

3. Avery Dennison ganó $ 40 millones en daños por espionaje a fines de la década de 1990.

Entre 1989 y 1997, un empresario taiwanés Ten Hong Lee, también conocido como Victor Lee y su empresa Four Pillars defraudaron y robaron secretos comerciales de una empresa con sede en Ohio, Avery Dennison. Esta empresa era uno de los fabricantes de productos adhesivos más grandes del país para su uso en cosas como sellos postales y cinta para pañales.

"Desde julio de 1989, los acusados ​​han obtenido, entre otras cosas, información confidencial y de propiedad exclusiva de Avery relacionada con formulaciones para productos autoadhesivos.

La acusación formal también alega que el 4 de septiembre de 1997, los acusados ​​se reunieron con Victor Lee en una habitación de hotel en Westlake, Ohio con el propósito de obtener información, documentos y secretos comerciales confidenciales y de propiedad de Avery en violación de la Ley de Espionaje Económico de 1996, "señala fas.org.

Los acusados ​​se declararon culpables y debían compensar a Avery Dennison con $ 40 millones en daños en 1999. Este fue el primer caso juzgado bajo la recién promulgada Ley de Espionaje Económico de 1996 en Estados Unidos. Esta ley había sido aprobada por el Congreso para proteger a las empresas estadounidenses de robos por parte de empresas y gobiernos extranjeros.

4. IBM ganó un caso judicial de espionaje contra Hitachi en la década de 1980

En la década de 1980, IBM ganó un caso judicial contra Hitachi y dos de sus empleados por espionaje industrial. Hitachi fue acusado de conspirar para robar información informática confidencial de IBM y transportarla a Japón.

Hitachi se declaró culpable de los cargos, así como Mitsubishi Electric Corporation y 22 empresarios japoneses, muchos de los cuales eran altos funcionarios.

"Los dos empleados que se declararon culpables fueron Kenji Hayashi, un ingeniero senior, e Isao Ohnishi, un gerente de la sección de software. El Sr. Hayashi fue multado $10,000, y el Sr. Ohnishi fue multado $4,000, y ambos fueron puestos en libertad condicional ".

A cambio de las declaraciones de culpabilidad, el gobierno de los Estados Unidos acordó no presentar más cargos contra todos los acusados. Hitachi también fue multado $10,000 por su participación en el espionaje.

5. Operation Night Dragon fue un éxito increíble

Los piratas informáticos chinos lograron irrumpir en los sistemas informáticos de cinco compañías multinacionales de petróleo y gas en 2011. Pudieron hacer planes de licitación y otra información de propiedad crítica, según un artículo de Reuters en ese momento.

"Esa información es tremendamente sensible y valdría una gran cantidad de dinero para los competidores", dijo Dmitri Alperovitch en ese momento. Dmitri era el vicepresidente de investigación de amenazas de McAfee.

Un informe compilado sobre el ataque de McFee Inc apodó el incidente "Operación Night Dragon". El informe no detalla qué empresas se vieron afectadas y que otras siete empresas potenciales también fueron víctimas.

"Las tres compañías petroleras más grandes de Estados Unidos, Exxon Mobil, Chevron y ConocoPhillips, se negaron a comentar si habían sido atacadas, citando políticas para no hablar sobre sus medidas de seguridad", informó Reuters.

¿Es el espionaje un delito grave?

Un delito grave es un delito muy grave según la ley estadounidense. Son, de hecho, una de las categorías de delitos que se clasifican como las de naturaleza más grave.

Pueden ser violentos o no violentos e incluyen cosas como homicidio, robo, robo, trata de personas y muchos otros delitos graves.

El espionaje industrial se considera en general un delito grave. Si un acusado es declarado culpable, puede ser castigado con multas considerables y condenas considerables.

Si el espionaje industrial constituye o no un delito mayor dependerá de las circunstancias del caso y de los daños demostrables por parte del reclamante.

Pero, por supuesto, para ser declarado culpable, el acusado tendría que probarse más allá de toda duda razonable.

¿Cuál es el castigo por espionaje?

El castigo por espionaje depende completamente de las circunstancias detrás del caso. El espionaje industrial, también llamado espionaje económico, puede conllevar algunos castigos muy graves.

Según sitios como criminal-law.freeadvice.com, el espionaje industrial puede ser muy costoso si es declarado culpable. Las sanciones por acciones como el robo de secretos comerciales que benefician a países extranjeros pueden atraer $ 500 mil de multas y hasta 15 años de prisión.

Si los secretos comerciales robados son solo para beneficio personal, el condenado puede ser multado y / o enfrentarse a una pena de prisión de diez años. Las empresas, por otro lado, que son sorprendidas participando en espionaje económico, también pueden ser severamente castigadas.

Es posible que sean multados hasta$10 millón por robar secretos comerciales para otro gobierno. Multas más pequeñas de hasta $ 5 millones a menudo se cobran solo en beneficio propio de la empresa.

¿Cuál es la diferencia entre traición y espionaje?

Aunque aparentemente son similares, tienen algunas diferencias sutiles pero importantes.

Según el diccionario Merriam-Webster, el espionaje se define como:"La práctica de espiar o utilizar espías para obtener información sobre los planes y actividades, especialmente de un gobierno extranjero o una empresa competidora ".

La traición, por otro lado, se define en el Diccionario Merriam-Webster como: "El delito de intentar mediante actos abiertos derrocar al gobierno del estado al que el delincuente debe lealtad o matar o dañar personalmente al soberano o la familia del soberano . "

Si bien ambos, de alguna forma, implican la adquisición secreta de información contra la voluntad del propietario, el uso previsto de la información es muy diferente.

El espionaje tiende a considerarse un acto en el que una persona o empresa adquiere información que normalmente se considera confidencial o secreta. La traición tiende a ser considerada una "seria traición a la propia nación o estado soberano", señala differencebetween.net.

Entonces, el espionaje también puede considerarse traición si cumple con esa definición.


Ver el vídeo: Está CHINA ROBANDO tecnología a EUROPA? - VisualPolitik (Enero 2022).